A veces llegan cartas…

17/05/2019

Es posible que hayan recibido ustedes una carta de la Agencia Tributaria en la que, en tono amablemente informativo, Hacienda le dice que ha comparado algunos indicadores de su empresa con los que constituyen el promedio del sector.

Así, por ejemplo, le informa del porcentaje medio en su sector de ventas cobradas con tarjeta, y al lado de esa cifra le indica cuál es el porcentaje en su negocio concreto.

También le dice cuál es el margen bruto y neto promedio en el epígrafe en que usted desarrolla su actividad. Y una vez más le señala en la columna contigua cuáles son esos márgenes en su empresa.

Por último, le deja caer como quien no quiere la cosa la cifra que su empresa ingresó en sus cuentas bancarias en el ejercicio de que se trate.

La carta produce un cierto escalofrío, una indefinible sensación de estar bajo la atenta mirada del gran hermano que todo lo ve. Porque lo que trasluce la circular en cuestión es, uno, que Hacienda sabe sin necesidad de preguntárnoslo ni de pedirnos permiso cuánto dinero ingresamos en nuestras cuentas, y dos, que sabe también qué parte de esos ingresos proceden de operaciones con tarjeta de crédito.

Aparte de esta inquietante indicación, ¿cuál es el objetivo de la carta? Pues está claro: invitarle a que revise usted unas cuantas cosas de sus declaraciones fiscales. Sin ánimo exhaustivo, las siguientes:

  • ¿Coinciden los ingresos en sus cuentas bancarias con las declaraciones de IVA, renta o sociedades presentadas? Si los ingresos en el banco son superiores, algo no cuadra.
  • ¿Hay ingresos en efectivo en su negocio? Resulta inverosímil que todo, absolutamente todo el mundo le pague con tarjeta. Con lo cual, si su porcentaje de ingresos por tarjeta se aproxima al 100 %, Hacienda puede deducir que el efectivo no lo está usted declarando.
  • ¿Son sus márgenes de explotación sustancialmente inferiores a los del conjunto del sector? Bien, cabe que sea usted un pésimo empresario, pero si eso es así no parece lógico que su empresa subsista mucho tiempo. Y si no es el caso, a lo mejor es que no está declarando usted todos sus ingresos.

Bien, y ¿qué debería hacer usted al recibir esa carta? Pues de entrada lo que Hacienda quiere que haga: revisar esos datos que contiene la carta para comprobar si en sus declaraciones hay algo digamos llamativo. Y si ese fuese el caso, hable con su asesor para decidir si le conviene hacer algo (es decir, adelantarse a una posible inspección regularizando aquellos importes que “olvidó” incluir en sus declaraciones) o es mejor quedarse quieto y no mover un dedo. En todo caso, de cara a futuro tenga muy en cuenta que el gran hermano le vigila más que nunca. Y actúe en consecuencia.

Si necesita nuestra ayuda en relación con este tema, no dude en contactarnos al correo asesoria@apemad.com o al teléfono 915328783.