¡EL GOBIERNO DEJA A PELUQUERIA Y ESTETICA SIN AYUDAS POR LA PANDEMIA!

14/03/2021

Finalmente el Gobierno aprobó el tan anunciado paquete de 11.000 millones de euros para ayudas directas a las empresas, para ayudarles a compensar las pérdidas sufridas a consecuencia de la pandemia.

Las ayudas no son fáciles de obtener: una vez más están plagadas de condiciones y trabas que harán que a la mayor parte de las pymes y autónomos les resulte complicado acceder a ellas. Básicamente están pensadas para sustituir a los avales que el Gobierno otorgó, es decir, que habrán de destinarse principalmente a amortizar préstamos y así liberar al Gobierno de dichos avales.

Pero la gran sorpresa, decepción e indignación vienen cuando se comprueba que en la lista de epígrafes de empresas con derecho a pedir estas ayudas no aparecen ni la peluquería ni la estética. No podemos comprender la razón de esta discriminación injusta e intolerable; habiéndose publicado el decreto ayer sábado, esperaremos hasta el lunes para verificar que no se trata de un error. Si no es así, desde CONEPE nos comprometemos a desarrollar todas las acciones necesarias para conseguir que se incluya a nuestro sector entre los beneficiarios de las ayudas, y lo haremos de la mano de todas las demás asociaciones profesionales y recurriendo a cuantos medios sea conveniente.

Las ayudas llegan tarde y de manera insuficiente a todas las empresas y autónomos y, al igual que sucedió el año pasado cuando se habló de “movilizar” miles de millones, comprobamos que en realidad el Gobierno no está aportando apenas nada, sino que se limita a computar como aportaciones los aplazamientos de impuestos (¿qué impuestos, si no hay ingresos?) o las facilidades en la obtención de préstamos (es decir, endeudamiento de las empresas frente a la banca). Pero la gota que colma el vaso es la exclusión de nuestro sector de todo tipo de ayudas.

Hemos padecido y padecemos las consecuencias de la pandemia como los que más: limitaciones de aforo, de horario, cierres temporales (en algunos casos muy prolongados, como en los centros comerciales), inversiones importantes en medios de protección para clientes y trabajadores. Y cuando llegan las ayudas se nos deja fuera, al tiempo que se incumplen todos los compromisos de rebaja del IVA para regresar al tipo reducido que tuvimos hace unos años.

Es hora de decir basta y de comportarnos como un sector serio y respetado. Nuestras 50.000 empresas y 160.000 trabajadores no merecen este trato. Hagamos que el Gobierno nos escuche.