NOTA DE PRENSA DE CONEPE SOBRE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

12/03/2020

En estos momentos difíciles por la epidemia de coronavirus que se extiende por el mundo entero y de forma importante por nuestro país, CONEPE quiere hacer un llamamiento a todos los profesionales de la imagen personal, desde la serenidad y la responsabilidad:

1. Estamos en una situación de crisis ante la que no cabe esconderse, ignorarla o pretender que no vaya a afectarnos como a cualquier otro sector de actividad que requiera trato directo con el público.

2. Nuestros oficios exigen una proximidad total con nuestros clientes, hasta el punto de que es inevitable el contacto físico y resulta imposible mantener la distancia que recomiendan los expertos.

3. Ello implica un riesgo para ambas partes, el profesional y el cliente. Por ello, es inevitable asumir que el ritmo de visitas a nuestros establecimientos va a resentirse durante estas semanas.

4. Nuestros salones siempre han sido lugares de intercambio, difusión y hasta generación de opiniones y estados de ánimo. Por responsabilidad social colectiva es necesario que intentemos evitar tanto el alarmismo exagerado como la frivolización de los efectos de la crisis que atravesamos, ya sea en el trato con los clientes o con nuestros propios colaboradores.

5. Es necesario que facilitemos en la medida de lo posible la conciliación de la vida laboral y familiar de nuestros colaboradores, dado el cierre de centros educativos que requerirá en muchos casos una mayor dedicación al cuidado de sus hijos.

6. Es conveniente que estudiemos con nuestros asesores y nuestras asociaciones qué medidas podemos adoptar para paliar las inevitables consecuencias negativas de esta crisis en nuestro negocio: las administraciones están dictando normas en materia de aplazamiento de impuestos, compensaciones por bajas laborales, cuarentenas, etc.

7. Es muy importante que exijamos a nuestros colaboradores que nos informen de cualquier factor de riesgo al que puedan verse sometidos, y en caso de considerar ese factor suficientemente grave debemos apartarles del salón. Nuestro salón no puede convertirse en un lugar de contagio potencial.

8. Hay que estudiar soluciones imaginativas, pensando ya en el momento en que la crisis pase, que sin duda pasará. Fórmulas para retener a la clientela y hacerla volver al establecimiento en cuanto sea posible, para compensar cuanto antes el descenso de facturación que sin duda experimentaremos.

9. Como cualquier otro colectivo o ciudadano, hemos de colaborar en la pronta superación de la crisis, atendiendo todas las instrucciones de las autoridades y añadiendo a ellas nuestra propia responsabilidad y sentido común: cuanto antes lo consigamos, antes recuperaremos la normalidad de nuestros negocios.

Ante una situación de emergencia, la colaboración de todos es necesaria. Nuestro colectivo ha de estar entre los que dan ejemplo de sensatez, responsabilidad y civismo. Gracias a todos por estar a la altura de las circunstancias.